miércoles, 29 de mayo de 2013

La tranquilidad vuelve a la casa


Después de casi dos semanas sin poder dormir bien por culpa de los portugueses, llega alguien y pone orden. Y es que la cosa ya se estaba desmadrando porque se habían hecho dueños de la zona en la que yo estoy. Recordemos que, aunque tenemos una entrada común a la casa, la planta de arriba y la de abajo son independientes. Pero ellos hasta se hacían la comida en nuestra cocina sin recoger ni fregar nada, dejando la basura siempre llena y gastando las cosas que compramos los de abajo con el fondo común, como si no hubiese un mañana.

¿Os acordáis de la polaca que se revolucionó con su llegada y les invitó a estar aquí? Al principio lo dió todo con estos chicos, hasta fregaba sus cosas. Los otros encantados claro, tenían a su chacha bebiendo los vientos por ellos y un sitio donde hacer fiestas y llevarse a sus ligues. Todo era perfecto, pero cometieron un error... Descuidar a su polaca y hacer caso a otras. Llegaron a ignorar a la pobre chica porque ya habían conseguido lo que querían, su confianza para hacer lo que les diese la gana sin ningún tipo de educación ni de respeto.

Lo que sucedió fue que, hace dos noches, estaban pegando berridos cerca de mi puerta y de la suya con sus amig@s. Os preguntaréis por qué no salí y les dije algo... Porque quise aguantar, sabía que el ambiente estaba tenso y estaba segura de que la polaca saldría a decir algo. Ella empezó todo y ella era quien debía ponerle fin ¿no?. A las 2 de la mañana abrió la puerta de su habitación dando gritos y echando a todo el mundo de allí porque no podía dormir. Les dijo que esa no era su parte de la casa y que ellos tenían que estar arriba, que nosotros pagamos por estar en una casa tranquila y ya no lo era. Vaya, pensé yo... Cuando ella era la que hablaba a voces con ellos no le importaba molestar al resto, de hecho en un par de ocasiones les dije que bajasen el tono y casi me fusila con la mirada.

De momento no he vuelto a ver el pelo a los portugueses y la casa es como antes, quiet... Veremos cuánto dura.

2 comentarios:

  1. jajajajaja.. Enhorabuena, tú paciencia ha dado los frutos deseados!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora necesitan una bronca más, la de refuerzo porque veo que tienen poca memoria jajajaja.

      Eliminar