domingo, 27 de enero de 2013

Las relaciones a distancia

 
Hace unos meses, cuando tomé la decisión de venir a Londres, fue por las dificultades que estaba teniendo a la hora de encontrar trabajo. Me despidieron en verano y al ver que las cosas se estaban poniendo cada vez más difíciles me di cuenta de que, en mi caso, el idioma era fundamental para poder tener otra oportunidad en el mercado laboral.
Tenía dos opciones: seguir en academias para intentar mejorar o irme a vivir fuera.
Cuando tuve que decidir qué hacer me senté a valorar los puntos a favor y en contra de irme. Incluso me hice una guía al mas puro estilo Mónica de Friends (con etiquetas separadoras y todo, fotos al final jajaja).

Puntos a favor:
Tenía dinero ahorrado, conocía algo el idioma, Londres es una ciudad que me encanta, no tenía ataduras económicas que me obligaran a estar pagando una casa y era una experiencia que me permitía desarrollarme a nivel personal y profesional.
Puntos en contra:
Al principio hay que hacer un desembolso importante de dinero. No olvidemos que Londres es una ciudad cara y no sabemos cuándo vamos a encontrar trabajo.
También nos vamos a un sitio donde no conocemos a nadie, por lo menos yo. Hay que estar preparado para los momentos de soledad. Por no hablar del sentimiento de culpa que me generaba dejar a mi familia y a mi pareja.
 
Una vez tuve todo sobre la mesa y tomé la decisión de venirme, me tocó contar la buena nueva a mi entorno más cercano. Obtuve respuestas de todo tipo: ¿Qué se te ha perdido en Londres?, no sabe/no contesta (supongo que no me creían o me tomaban por loca), y otras personas que me apoyaban y que me decían que era lo mejor que podía hacer dadas las circunstancias. 
Otras personas también me decían el famoso "qué bien te lo vas a pasar" (jajajaja). Porque hay mucha gente que se cree que ir a Londres es sinónimo de fiesta constante, no parar en casa y vivir aventuras con extraños.
El momento complicado fue contarle a mi novio que me iba yo sola. Él, por su trabajo, no podría desplazarse conmigo a vivir a Londres.
Desde el principo me apoyó... Tanto que me sentó hasta mal (se quiere librar de mi, pensé jajajaja). Me ayudó con todo, y lo sigue haciendo.
A fin de cuentas, cuando te planteas una situación así en pareja, se puede llegar a pensar que la distancia es el olvido. Ya sé que depende de cada caso, ya sé que muchas personas no superarán una situación así (no sólo por el que se va, también por el que se queda). Pero por lo que muchos me estáis contando, y por lo que yo estoy viviendo, estamos trabajando para poder tener un futuro mejor junto a la pareja que se ha quedado en casa. Es cierto que hay momentos de bajón, pero pensar en lo que obtendré a cambio me anima a seguir adelante.
Hoy en día tenemos la suerte, gracias a las nuevas tecnologías, de estar conectados en todo momento. Podemos contarnos si estamos bien, mal o cómo hemos pasado el día a tiempo real. Todo es mucho más fácil gracias a WhatsApp, Facebook, Twitter, Line o Skype.
Os voy a contar una tontería que hacemos nosotros: todos los días nos hacemos una foto y nos la enviamos. Cuando vuelva, la idea es hacer un mural con todas nuestras fotos del tiempo que hemos estado separados y en el podremos ver nuestra evolución.
No deja de hacerme gracia la gente que me anima a "vivir bien la experiencia", tanto españoles como ingleses, con frases como: tú disfruta, que él estará haciendo lo mismo. La verdad, no es mi estilo divertirme de esa forma porque respeto y quiero mucho a mi pareja. Sé que esto es mútuo... Además no tendría tiempo, le tengo muy controlado jajaja (es broma, pobre).
Desde luego todo esto depende de las personas, las circunstancias o el tipo de relación. Tengo la suerte de que confiamos plenamente el uno en el otro.
Debo decir que me sorprende la facilidad con la que lo estamos llevando. El contacto es permanente, como si estuviesemos en la misma ciudad. Por un módico precio podemos hacer planes de fin de semana, pero en Londres.
En resumen, es posible. Se puede tener una relación y vivir un tiempo en ciudades diferentes. Con paciencia, ilusión y poniendo de nuestra parte no sólo no es malo para la pareja, sino que sale reforzada.



Mi guía, con su índice correspondiente y con el mapa de metro que me orientó a la hora de buscar alojamiento:

 

















8 comentarios:

  1. bueno te tomaste tu tiempo para hablar de algo tan tuyo, enhorabuena, espero que todo salga como lo deseas y las distancias cuando hay amor es tan dificil pero no imposible de sobrellevar

    ResponderEliminar
  2. UYyy... qué tema más delicado... qué bien que lo lleves así!! :) Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que tenía ganas de hablar de esto porque sé hay mucha gente en esta situación.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Si lo que hay que hacer en Londres es dejar a tu pareja de toda la vida y ponerse a follar con todo lo que hay por aquí: negros, mulatos, indios, suecos, etc... el que viene a Londres y no se dedica al ligoteo (y el que no ligue en Londres, no liga en ningún lado), está desaprovechando una de las mejores cosas que ofrece la ciudad. Y lo digo sin ánimo lujurioso y totalmente en serio. Venirse a Londres con un/a novio/a española allá y seguir con la relación es de tontos.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que se puede, en Londres o en New York!!! La experiencia de vivir en otras ciudades es muchísimo más que liarse con el primero que pasa!!! Se viven momentos maravillosos, que nada tienen que ver con "ligar" Muchos ánimos con el blog!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es María, totalmente de acuerdo contigo.

      Muchas gracias por leer el blog y por los ánimos!!

      Un saludo,

      Eliminar
  6. yo solo tengo que añadir a lo que dice María... Aprovecha cada día, cada hora, cada minuto y segundos porque quien sabe si algún día podremos contar esas pequeñas locuras que hicimos, probamos, y lo importante es que lo vivimos, y con sonrisas lo podremos contar (así que orgullo, que en londres no me gusta el tiempo, pero tiene algo... y lo entiendo) de no ser así, que sentido tiene preguntarse un "Por qué no... total..." y Aparte tienes un apoyo moral con la que contar; y ya para quien este en esta situacion, y da igual con pareja o sin pareja, es solo cuestion de buscar aquello que te haga llenar por dentro... es lo que se dice "I'm alive" pero tiempo al tiempo... yo aun me estoy buscando... ;)

    Daniel,

    ResponderEliminar
  7. Es una situación que he vivido con anterioridad y si cabe disfrutas más de esos momentos en el que puedes estar con la otra persona, eres más consciente de su presencia y la valoras más aunque tiene sus puntos negativos como no verse tan a menudo claro...

    ResponderEliminar