viernes, 9 de noviembre de 2012

No quiero volver a trabajar aquí


Ya he vuelto de mi primer día de prueba en McDonalds ¿Qué tal? Un horror. No me ha gustado la experiencia. No por el trabajo, que al final son cuatro cosas que se aprenden enseguida, ha sido por el ambiente. Os cuento:

A las 8 de la mañana he llegado y he preguntado por el encargado, tal y como me dijeron.  Era un chico de unos treinta y tantos que llevaba allí ocho años. Su único trabajo en la vida (dicho por él).
Me da un uniforme gigante y me explica por encima el trabajo que tengo que hacer. Me ha puesto con los desayunos. Cafés y fritanga in the morning...¿Mis compañeros de la mañana? Las chicas lo peor de lo peor. Mal ambiente de trabajo y, una de ellas, con cara de asco cuando le dije que era española. Luego pude entender por qué.
Me paso tres horas entre rebozados y café hasta que llega mi descanso. A las 11 me dan una hora para desayunar... ¿El menú? Cheesburger... por la mañana!!!

Justo cuando estoy comiendo entra otro turno de trabajadores... seis españoles. Entendéis la cara de la otra ¿no? Un grupo de chicos y chicas bastante agradable y que llevan su trabajo en esa empresa como buenamente pueden. Una de las chicas estaba de prueba, como yo.

Termina mi descanso y me ponen con los pedidos en caja, junto con una chica turca que no pasaba ni una. Era desagradable, mal educada y nos hablaba como sí fuésemos tontas (a mi y a la otra chica que estaba de prueba). Según un chico español, todas son así de agradables.
Lo gracioso es que, cuando estábamos muy quemados y coincidíamos cogiendo los pedidos, nos poníamos todos a despotricar del trabajo y la gente. Por lo menos me he reído.

Cuando he terminado les he devuelto mi uniforme y después me ha dicho el encargado que ya se pondrían en contacto conmigo. Vamos, que no creo que me contraten ¡¡¡ni quiero!!!
Lo siento, pero por muy buena actitud y por muy positva que sea no creo que pueda aguantar en un ambien así. A lo mejor luego me tengo que comer mis palabras pero ahora, y con lo quemada que estoy, os digo que espero no volver.

No quiere decir que a todo el mundo le vaya igual. Por la red hay experiencias de todo tipo, buenas y malas. Al final es suerte.

Creo que me dedicaré a lo de cuidar niños. Cobro más y no voy a tener a nadie detrás de mi con el látigo.

Lo bueno es que justo, este fin de semana, tengo dos entrevistas más para cuidar niños los días que me quedan libres.

4 comentarios:

  1. vaya! menudo día. Igual te pilló un restaurante de la cadena con más mal rollo. Pero si te salen otros trabajos más agradables mejor. Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, yo acabo de empezar a trabajar de camarero en un hotel de Bayswater, y los primeros días viví situaciones un poco similares, pero hoy llevo casi tres semanas y todo empieza a asentarse y a marchar bien, espero que tengas suerte.

    ResponderEliminar
  3. Reconozco que ese día me lo tomé todo peor porque estaba bastante resfriada y en esos casos uno tiene menos aguante. Es verdad que la hostelería no es lo mío, pero quiero trabajar en este sector porque creo que es donde más se aprende el idioma...no queda otro remedio por los compañeros, los clientes, etc.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Siento tu experiencia en el Mc Donalds. Yo tuve una Job Evaluation en uno de Blackfriars y, la verdad, no me han cogido pero me pareció que había buen ambiente y la chica que estuvo conmigo enseñándome fue muy atenta conmigo. Supongo que será la suerte de donde caigas.

    ResponderEliminar